CONTANDO LOS DÍAS

 

Antonio García Muñoz

 

(diario-artículos-crítica)

 

12 x 18 cm, 256 páginas

ISBN: 978-84-612-6092-8

PVP 10 €

 

Comprar a través de esta web

 

Nota: Este libro puede adquirirse también en las librerías de Albacete o bien, a través de internet, en las webs de la librerías Popular Libros y Herso.


 

EL AUTOR

 

Antonio García Muñoz (Albacete, 1964) es profesor de lengua y literatura y cofundador de la revista literaria "El Problema de Yorick". Ha publicado el libro de poemas La aniquilación (2001) y la colección de artículos Contra La Mancha y otras manchas (2004). Es colaborador habitual en la prensa de Albacete.


EL LIBRO

 

"Siempre me he preguntado qué mueve de verdad a un escritor a escribir un diario, aparte del gusto que tiene en conocerse: se me ocurre que el desahogo es el primer motor de esa empresa, la posibilidad de gritar las verdades al barquero, eso sí, con la garantía de que las hostias no se las va a llevar en vida, dado su carácter póstumo. Como quien tras una entrañable comida familiar o un encuentro afable con sus mejores amigos, vuelve a casa y exclama ¡Pero qué imbéciles son, Dios mío!, así el diarista llevará una doble vida, la que muestra en público, y la versión que le corre por dentro, que se reserva para el diario. Es lo que hacemos todos, con o sin diario, pero más escandaloso en el caso del escritor que, fingiendo escribir solo para él, en realidad está componiendo un tremebundo ajuste de cuentas destinado al mundo, ya que al final sale a la luz, pues raro es el diarista que destruye sus escritos, tan vanidoso es. Decía Renard, uno de esos cobardes que hizo de sus diarios una revancha personal, que su hijo de diez años, como el resto del universo, sólo le interesaba por la literatura que podía extraer de él, con lo que volvemos al capítulo masturbatorio. Un diario es una masturbación incesante, a espaldas del mundo, o frente al mundo, que queda reducido a la foto del Playboy que sirve de inspiración para la gayola. 

    Cuando se me ofreció la sugerencia de publicar estas páginas, hube de hacer la purga de separar el grano de la paja, que bastantes se ha hecho uno en esta vida, y dejar el libro reducido al esqueleto de las opiniones, pues las intimidades, sobre no interesar a nadie, también habían dejado de interesarme a mí. Al releer esas opiniones, he observado que ya no comparto algunas de ellas, y eso me parece estupendo, pues, por volver a Renard, hay que cambiar de opinión como de camisa, ya que si algo tienen las opiniones es su carácter volátil y tornadizo, lo que les evita el peligro de fosilizarse en creencias."


Literatura, cine periodismo, música, crítica... Un recorrido personal por la
cultura, el arte y la actualidad.