La revista albaceteña ‘El problema de Yorick’ dedica su segundo número a la figura de Jorge Luis Borges

Los autores de la publicación anuncian que esta nueva edición contará con más puntos de venta y nueva estética

la verdad • ALBACETE


Con el fin de las vacaciones se reanudan las actividades culturales y reaparecen publicaciones que habían hibernado durante el verano. Es el caso de El Problema de Yorick, cuyo segundo número se pone a la venta estos días. Dirigida por Eloy M. Cebrián y Antonio García Muñoz, hay varios motivos para pensar que este segundo número tendrá una mejor acogida que el primero, de discreta repercusión. «En primer lugar - según señaló Eloy Cebrián- este número se ha confeccionado con más medios que el anterior, por lo que el resultado material es de mucha mejor calidad. También hemos cuidado mucho más la estética de la revista. Por último, la tirada será mayor y estará distribuida en más puntos de venta».

 

Antonio García explicó que «el primer Yorick era un cajón de sastre, sin ningún orden temático, mientras que éste y los sucesivos serán monográficos». En efecto, el segundo número de Yorick aborda la figura de Borges, en el 101 aniversario de su nacimiento, cuando se han apagado los fastos del centenario y no cabe, por tanto, sospechar oportunismo alguno por parte de los responsables de la publicación.

«La perspectiva -afirmaron éstos- es novedosa. Se trata de evitar el ensayismo erudito y de ver al propio Borges como elemento de ficción, prolongando su literatura sin caer en el pastiche. De ahí el nombre de Borges apócrifo que encabeza este homenaje».

Cebrián aclaró que el propio autor argentino les brindó la idea en Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, uno de sus relatos más célebres. «En ese cuento Borges nos mostró qué tenues son los límites entre la realidad y la ficción, cómo ésta última puede ser tan poderosa que llegue a filtrarse en el mundo real. Con Borges apócrifo queremos recorrer justo el camino inverso: el Borges real se convierte aquí en un personaje de ficción, un habitante más del mágico universo literario que él mismo urdió».

En la revista se dan cita, junto a los responsables, nombres como Juan Manuel Larumbe, Arturo Tendero e Isaló Gómez, que ya habían colaborado en el número anterior, y otros como Vicente Llamas, José-Ramón Blanco, Antonio Ponce, Juan Muraña o la argentina Patricia Martín, que aportan relatos y poemas.

El número cuenta con fotografías, dibujos y pinturas que retratan a Borges en diferentes momentos de su vida. «Sin embargo -señalaron los directores-, queremos dejar claro que la nuestra es una publicación exclusivamente literaria. Comprendemos que el aspecto visual tiene su importancia, que los lectores están habituados a encontrar ilustraciones en revistas de estas características, pero en la nuestra las imágenes son secundarias y se limitan a apoyar o subrayar los textos. Jamás aparecen por sí mismas». Los directores confían en que la revista consiga hacerse un hueco en el panorama de las revistas albaceteñas como Barcarola o La siesta del lobo, a pesar de no contar hasta la fecha con ninguna subvención. En realidad, ni siquiera la han solicitado. «No, no se trata de ninguna postura testimonial. Simplemente deseamos comprobar primero si una publicación de estas características puede mantenerse por sus propios medios. Y si no es así, tal vez no merezca la pena el esfuerzo».

La revista no es sino un empeño más en medio de sus inquietudes literarias: Eloy Cebrián ha escrito dos novelas, una de ellas de carácter histórico, Memorias de Bucéfalo, que publicó hace un año la Diputación Provincial, y Antonio García es autor del poemario inédito La aniquilación, además de colaborador asiduo de este periódico. Con su página web (http://www.geocities.com/problema_yorick/), pretenden ensanchar sus horizontes llegando a un número más amplio de lectores. Asimismo, solicitan colaboraciones, siempre que éstas se atengan a los contenido prescritos. «No deseamos limitarnos a los círculos literarios locales», señalaron García y Cebrián.

 

 

Carácter cosmopolita

 

«Nuestra publicación nació con un talante abierto y cosmopolita. De hecho, para el próximo número hemos recibido ya varias colaboraciones de autores latinoamericanos, incluso anglosajones. También nos han solicitado información desde muchos lugares acerca de cómo y dónde hacerse con ejemplares».

Aún en el tráfago de difundir este Borges apócrifo, ya anuncian para el tercer número de El Problema de Yorick un contenido jugoso: literatura erótica, y aseguran que puede arder Troya. Ánimo y que arda.